En UPyD falló la comunicación política

Rosa Díez, ex líder de UPyD . Foto: Álvaro García

UPyD quiere relanzar su proyecto político. El 1 de julio la organización realizó un mitin en Madrid con la presencia de personalidades afines al partido. El objetivo es claro: volver a ser competitivos en los próximos comicios de 2019. Se trata sin duda de un proyecto ambicioso pero complicado, visto el actual mapa político español y atendiendo a sus últimos resultados electorales. La formación magenta tocó techo en las elecciones de 2011, con Rosa Díez a la cabeza, pero se diluyó en las últimas llamadas a las urnas.

Entre las elecciones generales de 2011 y las de 2015 se perdieron por el camino 988.072 votos. La visibilidad mediática fue reducida a las luchas internas y las dimisiones de sus dirigentes. A UPyD le condenó su comunicación. No lograron transmitir correctamente a la ciudadanía sus políticas y las acciones que realizaron.

Echando la vista atrás, UPyD era un partido con un potencial tremendo. Incluso el propio Pablo Iglesias reconocía, antes de entrar en la política, que se trataba del partido más peligroso porque era buenísimo, según sus propias palabras. Cabezas visibles contra la corrupción, la persiguieron hasta que les arruinó. Prácticamente nadie recuerda que UPyD fue decisivo en el “caso Bankia” y las “tarjetas black”. Consultando sus programas electorales, nadie duda de que incluían las grandes demandas de los ciudadanos, e incluso las pusieron en práctica. Pero algo falló, la cadena se rompió en el punto donde debían trasladar los resultados a los votantes. Un punto que nunca apareció. De aquello son indudablemente culpables. 

Julio Lleonart, quien fuera una de las ultimas caras mediáticas y visibles de la formación, reconocía el problema que tuvo UPyD con el tratamiento de la comunicación, especialmente con los principales medios del país. Las políticas estaban, pero los medios no. Y como ya hemos repetido en alguna ocasión desde Com&Pol, la era de la política mediatizada precisa de los medios para subsistir.

A la mala gestión de su comunicación se le unió una pésima estrategia política. Siempre quedará la duda de qué habría pasado si hubiesen logrado un pacto con Ciudadanos. La formación naranja se comportó de una manera radicalmente opuesta, tanto en la estrategia como en la comunicación. Ellos supieron ver en los medios el altavoz necesario para su expansión por toda la geografía española. El resultado de esta política fue el trasvase de militantes y dirigentes de una formación a otra, algo que terminó por agrandar las brechas existentes en el partido.

Voto estimado (%) de UPyD y Ciudadanos en elecciones generales. Serie CIS (enero 2012- octubre 2014). Fuente: eldiario.es

El resultado final es recordado por todos, la imagen que terminó por mostrarse fue la de un partido que no se correspondía con su nombre. Ni unión, porque el partido estaba dividido desde los órganos directivos hasta la militancia; ni progreso, porque cosechaban resultados desastrosos en las elecciones; ni democracia, por las acusaciones internas de autoritarismo. 

Ha quedado demostrado que el nicho electoral existe, que los votantes demandan un espacio ubicado en el centro político. Lo que no podemos adivinar todavía es si para UPyD se ha hecho de noche. Los medios tienen ahora que dividir más sus espacios para dar cabida a las diferentes opciones políticas, lo que se traduce en que la aparición de los magentas se vuelve más difícil por la brutal competencia existente. Por lo pronto, mucho tiene que cambiar su comunicación política si quieren empezar a recuperar el terreno perdido. Cristiano Brown tiene el reto de volver a construir el partido desde la base, desde dentro hacia afuera. Necesita transmitir una imagen muy diferente a la mostrada para poder competir con sus adversarios. Necesita tejer buenas relaciones con los medios. Necesita visibilidad. 

¿Habrá un hueco para ellos?

Be the first to comment on "En UPyD falló la comunicación política"

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: