El poder del discurso

discurso politico

Pese a que existen diferentes tipos de discurso, y formas diferentes de ejercitar el poder, son dos palabras que se encuentran íntimamente ligadas. El poder tiene muy diversas y amplias formas de manifestarse, históricamente podemos hacer un recorrido sobre algunas de ellas. Edificios, joyas, vestimentas, dinero, relaciones… Todos están asociados a algún tipo de manifestación de poder. Pero, obviando lo material, el poder se hace visible a través de otros canales, como lo son las palabras, el discurso.

El lenguaje es utilizado como constructor de relaciones, personales o de poder. El discurso político, como lenguaje de poder, remite siempre a hechos concretos y a situaciones y objetivos determinados (Díaz, 2008, págs. 12-14). Con él, se busca directamente comunicar más que una serie de significados, lo que realmente ocurre y va implícito en el propio discurso, es la legitimación. La creación de una imagen concreta mediante las palabras, junto con lo que ellas esconden dentro del mismo discurso, como realmente ocurrió en la transición, donde los líderes políticos actuaron con prudencia, es uno de los puntos que pretendemos descifrar (del Aguila & Montoro , 1984, págs. 243-244).

Con la llegada de la radio y, posteriormente, de la televisión, el discurso cada vez se erigió como más importante en el transcurso de los acontecimientos de poder, y en nuestro caso, en la vida política. Dentro de la política y de los gobiernos, es muy difícil manejar las situaciones a las que se enfrentan cotidianamente. A su vez, si es en una época de crisis, como la que vivió España en el periodo de transición a la democracia, se requiere una forma muy concreta a la hora del tratamiento de la información y de la realización del discurso, por ello mismo es tan importante, ya que una palabra mal elegida puede eclipsar un discurso por completo.

 La acción del gobierno requiere de astucia, y esta picardía se manifiesta de formas concretas, como apunta el experto en Comunicación Política Luis Arroyo, cuando explicar que es necesario dosificar la información, los tiempos y las expectativas, puesto que la total transparencia es imposible y no sería beneficiosa para el gobierno (Arroyo, 2015, pág. 389). La importancia del discurso se centra en esto mismo, es necesario medirlo con la máxima prudencia puesto que las consecuencias de no hacerlo pueden ser irreversibles para quien lo pronuncia. Como veremos, la sencillez debe predominar en un discurso dirigido a un público amplio y variado. Junto a ello, es necesario elegir correctamente el lenguaje, buscando la manera de hacer de la política algo sencillo para que el ciudadano de a pie sepa a qué se refiere con cierta claridad. Finalmente, se necesita ser preciso a la hora de definir los contenidos lingüísticos, de manera que evoquen los valores que tiene una determinada población para favorecer la comprensión del núcleo general (Arroyo, 2015, pág. 70).

Dentro del discurso podemos distinguir dos partes diferenciadas, en primer lugar, la socio-histórica, ya que el discurso se presenta dentro de un marco y unas circunstancias espaciotemporales concretas, y junto a ella, la argumentativa y semiótica, ya que su estructura esta presentada bajo una serie de enunciados o aseveraciones que buscan persuadir al receptor del discurso (Díaz, 2008, págs. 16-17). Analizar los discursos se vuelve totalmente necesario al darse cuenta de lo que llevan implícito ellos mismos. Los discursos al ser considerados una práctica social, que nos permiten conocer mejor y ver con más nitidez la realidad social, y a su vez, en muchas ocasiones vienen acompañados de opacidad, siendo esta una parte en si misma del lenguaje, por eso mismo es necesario analizarlos y contextualizarlos puesto que son reflejo del momento histórico tanto político como social, en el que son pronunciados (Molina, 2011, pág. 210).

Bibliografía

ARROYO, L. (2015). El poder político en escena. Historia, estrategias y liturgias de la comunicación política. Barcelona: RBA.

DEL AGUILA , R., & MONTORO , R. (1984). El discurso político en la transición española. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas.

DÍAZ, L. Y. (2008). Reflexiones teórico-metodológicas en el estudio del discurso político. Espacios Públicos(11), 10-19.

MOLINA, P. S. (2011). Por qué y cómo hacer Análisis de Discurso. Cinta de Moebio: Revista Electrónica de Epistemología de Ciencias Sociales(41), 207-224.

 

Fuente de la imagen: https://goo.gl/moGhc7

Be the first to comment on "El poder del discurso"

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: