Participación política y nuevas tecnologías (II)

De todas las formas de participación, sin duda alguna la que más ha evolucionado y facilitado la inmersión política de los ciudadanos en los últimos tiempos ha sido la relacionada con las nuevas tecnologías. Esta explosión ha marcado y marca el mundo político y ciudadano, es un hecho innegable. Ahora bien, tal y como hemos comentado anteriormente, las formas de participación que ofrecen las TIC son tan amplias como la propia Red. Estas nuevas herramientas permiten la participación de la ciudadanía de manera individual o colectiva y están produciendo un cambio cultural y social que se puede apreciar de manera nítida en el día a día, siendo una cultura que dialoga y que propicia ese dialogo (Casacuberta Sevilla & Gutiérrez Rubí, 2010, pág. 5).

Estas, han creado un perfil de movimiento social que, como apuntan los autores Haro y Sampedro, tiene como máximas la organización, acción y coordinación en la red, con marcos diferenciados de los movimientos sociales precedentes (Haro Barba & Sampedro Blanco, 2011, pág. 161). Tomando como ejemplo el Movimiento del 15M, se ha podido comprobar la evolución del mismo y los factores que contribuyeron a que se tradujera en un éxito la acción que se llevó a cabo. Combinando la acción en la calle y en la red, plantearon reformas que llegaron a incluirse en las agendas políticas y mediáticas. Consiguieron trasladar la agenda ciudadana, la agenda pública a las demás (Haro Barba & Sampedro Blanco, 2011, pág. 166).

Junto a ello, y en comparación con el Movimiento de Vivienda Digna que quedó debilitado por las actuaciones policiales, las nuevas tecnologías permitieron una documentación personal de lo que sucedía alrededor del 15M y mostrar las actuaciones de los cuerpos de seguridad, lo cual propició la multiplicación de la presencia de la ciudadanía de forma pacífica y el poder de internet como controlador e informador del poder político y los medios de comunicación (Haro Barba & Sampedro Blanco, 2011, pág. 167).

Es un claro ejemplo del poder de la participación política no convencional, que tiene sus efectos aún a día de hoy, como afirman los autores Haro y Sampedro, la ciudadanía está reclamando un papel activo en la política, se está produciendo un fuerte cambio en la sociedad (Haro Barba & Sampedro Blanco, 2011, pág. 170). El 15M supuso la confirmación de las nuevas tecnologías como parte fundamental en la política, se está comprobando como las instituciones políticas y los políticos a título personal han tenido que adaptarse a este nuevo marco político, donde se da el debate y la participación ciudadano y sirve como punto de encuentro entre los ciudadanos y los representantes (Martínez, 2013, pág. 453).

Al margen de ideologías, las TIC, el consumo político y las nuevas formas de participación suponen unos procesos de colaboración y de participación con muchas posibilidades de crecimiento y de pluralidad. En un mundo cada vez más globalizado, la política tiene que acercarse y adaptarse a los marcos de los ciudadanos, que cada vez exigen en mayor medida un cambio real y formas de que su voz traspase los canales convencionales, autoafirmándose como protagonistas de la sociedad.

¿Una sociedad civil conectada es una sociedad civil fuerte?

  • Bibliografía

CASACUBERTA SEVILLA, D., & GUTIÉRREZ RUBÍ, A. (2010). E-participación de cómo las nuevas tecnologías están transformando la participación ciudadana. Razón y palabra(73), 1-9.

HARO BARBA, C., & SAMPEDRO BLANCO, V. (2011). Activismo político en Red: del Movimiento por la Vivienda Digna al 15M. Teknocultura, 8(2), 157-170.

MARTÍNEZ, H. M. (2013). Investigar la Comunicación hoy. Revisión de políticas científicas y aportaciones metodológicas. Ciberactivismo y movimientos sociales urbanos contemporáneos: un mapa de la investigación en España (págs. 447-458). Madrid: Universidad de Valladolid.

 

 

Fuente de la imagen aquí

Be the first to comment on "Participación política y nuevas tecnologías (II)"

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: