La participación política (I)

¿Qué significa participación política? Junto a otros conceptos, es difícil realizar una definición que abarque toda la problemática en forma de tipos de participación que se asocia al termino de participación política. Con unas formas de acción tan dispares, podríamos caracterizar a la participación política como las acciones o actividades que llevan a cabo los ciudadanos y que tienen como objetivo influir en la propia política.  Atendiendo a esta definición, podemos ver como se trata un concepto en constante evolución, puesto que la política evoluciona y las formas de participar en ella también. Pese a ello, hay formas clásicas de participación política que también se encuentran muy activas en la actualidad.

España es una democracia joven, por lo que tiene todavía un amplio margen de crecimiento en lo que respecta a cultura política y participación ciudadana (Ulzurrun, 2005, pág. 65). ¿Es necesario que exista una democracia para participar en la política? Nuestra respuesta es no, pero sí que es necesario que para que exista una democracia tiene que estar permitida y favorecida la participación política de toda la ciudadanía. ¿Hay una crisis de participación política en España? Es una pregunta de difícil respuesta, por lo pronto podemos afirmar que hay una debilitación de los mecanismos tradicionales de participación política, producidos por los cambios sociales y tecnológicos a partir de los años 60 (Ulzurrun, 2005, pág. 52).

Los autores Ganuza y Francés distinguen entre dividen la participación en dos formas diferenciadas: la participación individual institucionalizada y la participación individual no institucionalizada. La primera haría referencia a las formas clásicas o convencionales de participación ciudadana, como pueden ser el asociacionismo, los partidos políticos y los canales formales de participación, que son los que proveen las instituciones para que los ciudadanos ejerzan sus derechos participativos. Por otra parte, la participación no institucional, es decir, la que se encuentra al margen de las instituciones, tendría que ver con las formas no convencionales, que podrían ser las firmas en campañas de apoyo, las manifestaciones o las actividades relacionadas con el consumo (Ganuza Fernández & Francés García, 2008, pág. 92).

Tal y como podemos comprobar, las formas de participación sociopolítica son muy variadas y ofrecen diferentes posibilidades para el ciudadano, que a fin de cuentas es quien decide en que implicarse. El estudio se muestra interesante y atractivo porque permite acercarse a la postura del ciudadano y a sus hábitos, participativos y, por ende, políticos. Una vez realizado el análisis, los investigadores concluyeron que ambas formas de participación son complementarias, es decir, que escoger una de ellas no excluye sistemáticamente de escoger la otra (Ganuza Fernández & Francés García, 2008, pág. 105). En el estudio que plantean se hacen eco de la extendida creencia de que los marcos asociativos son los que marcan las formas de participación política, la calidad de la democracia y la desafección ciudadana.

La investigación muestra un cambio en la sociedad, puesto que se aprecian formas de participación e intereses que están evolucionando y que chocan con la idea principal que se había formado acerca de los estudios entre participación e interés político. El asociacionismo puede servir como termómetro social, pero se desmarcan de la hipótesis que lo toma como el referente principal y global, por el contrario, sí que sirve como referente a la hora de analizar las formas de participación (Ganuza Fernández & Francés García, 2008, pág. 108). Los datos demuestran que, a partir de los años 80, la participación política convencional se ha mantenido estable, a excepción de la afiliación a los partidos políticos que sí ha disminuido notoriamente (Ulzurrun, 2005, pág. 58).

¿Qué suponen estos datos? En primer lugar, hay que entenderlos como un instrumento que permite analizar la participación democrática desde una perspectiva más global. De la otra forma, se realizaba un análisis que no permitía ver la participación en su conjunto, con sus diferentes dinámicas y tipos de acción como los que veremos más adelante. Por otro lado, el análisis realizado da una perspectiva de cambio y de adaptación. Son recientes los ejemplos que evidencian como las instituciones han observado las formas de participación no convencionales y las están implementando en sus programas de participación, lo cual es un síntoma de la proximidad entre la participación convencional y no convencional, que van forjando y tejiendo redes de participación complementarias.

Las formas de acción de protesta, en especial la firma de peticiones o las manifestaciones populares, han experimentado una gran participación, por lo que en ese aspecto los datos muestran como la participación política no convencional de los españoles ha aumentado (Ulzurrun, 2005, pág. 60). El desarrollo y aumento de actividades no convencionales a la hora de participar puede ser analizado desde múltiples perspectivas.

Por un lado, puede significar una crítica a las actividades convencionales, algo que se pondría de manifiesto analizándolo en unos años y si finalmente los canales institucionales incorporan elementos de participación no convencional a sus fórmulas de participación. A su vez, estas formas de participación, más directas y sencillas, ponen de manifiesto el desarrollo democrático de los países y de la ciudadanía, siendo un valor en constante crecimiento y evolución (Ganuza Fernández & Francés García, 2008, pág. 111).

Más participación. Más democracia. 

 

 

  • Bibliografía

GANUZA FERNÁNDEZ, E., & FRANCÉS GARCÍA, F. J. (2008). ¿A qué llamamos participar en democracia? Diferencias y similitudes en las formas de participación. Revista Internacional de Sociología(49), 89-113.

ULZURRUN, L. M. (2005). ¿Existe una crisis participativa? La evolución de la participación política y el asociacionismo en España. Revista española de ciencia política(13), 51-87.

 

 

 

Fuente de la imagen aquí 

Be the first to comment on "La participación política (I)"

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: